martes, 29 de marzo de 2011

2 comentarios:

  1. Las 3 últimas fotografías, con ese toque "salvaje" e indomable son preciosas. Como si sólo la luz del sol alcanzase sus entrañas...

    Un abrazo ya nocturno Adela,
    Db.

    ResponderEliminar
  2. Ah que sí, David... Durante un paseo a un bosquecillo cercano a Cuernavaca, lamenté primero la ausencia de flores para fotografiar; por fortuna, mantuve la mirada abierta y descubrí entonces la magia del sol sobre las plantas silvestres. Qué gusto que compartes ese gusto.

    Un abrazo de tarde que se acuesta.

    ResponderEliminar