viernes, 30 de julio de 2010

El canto de los grillos se mezcla con las últimas gotas de la tormenta: arrullo suave con olor a jazmines y la ausencia de tu voz.

jueves, 29 de julio de 2010

Carta de amor 2

Hoy es martes y camino hasta toparme con la vieja locomotora abandonada a la orilla del pueblo. Paso de largo, arrastrando los pies sobre los trozos restantes de vía y los durmientes rotos, tan absurdo como este camino que no lleva a ninguna parte. Llego al barandal desde donde dejaste caer las flores que corté para ti después de hacerte el amor. “Quiero ver cómo se las lleva el río”, me explicaste con un guiño en la sonrisa. Yo sólo te miraba. Pensaba en silencio que el río te llevaría a ti también y yo me quedaría solo junto al barandal, buscando unas flores amarillas sobre la superficie del agua.

Hoy es martes y estoy parado en este mismo lugar. Coloco tus flores en el hueco que me ofreció un tubo oxidado cuando vine por primera vez a conjurar tu regreso.

Hoy es martes y me siento solo, tan solo como aquel día cuando tu boca me amó, cuando tu cuerpo se abrió al ritmo que tu corazón se cerraba. Hoy es martes y en mi piel el olor de tu piel sigue incrustado. Hoy es martes y muero por verte, muero por tocarte, muero por desnudarte.

Hoy es martes y me encantaría volver a probar tus pezones erectos. Morderlos con suavidad hasta hacer brotar su miel pegajosa, apenas amarga.

Hoy es martes y me encantaría volver a mojarme los dedos en la humedad de tu entrepierna. Apretarte los labios, exprimirlos hasta que el gusto a sal y a fruta madura se me escurra por el brazo y tú juegues a alcanzarlo con la lengua.

Hoy es martes y me encantaría escuchar tus gemidos, leves, profundos, agudos cuando estás por alcanzar el orgasmo y te detienes y me miras y tus ojos brillan con una mezcla de lágrimas y violencia.

Hoy es martes y me encantaría sorprenderte a escondidas cuando tu mano baila al compás de tu cadera y frotas tu sexo, mientras tu boca despide un olor levemente acre a tabaco y a besos añejos. Me encantaría verte cuando sabes que te veo y finges que no lo hago. Cuando te disfrazas de mozuela y me incitas a llevarte al río. Y luego te volteas, satisfecha de ti misma, y te cubres con las sábanas empapadas en sudor y deseo perdido.

Hoy es martes y sólo tengo entre mis manos las flores con las que intento, incansable, inútil, llenar tu ausencia y las ganas que tengo de ti, de poseerte, de hacerte mía, de hacerte enojar hasta que te levantes y me vuelvas a abandonar.

Hoy es martes, como ayer, como mañana, el mismo martes sin ti
.

inspirada en la fotografía publicada
el 7 de febrero de 2010 en este blog

lunes, 26 de julio de 2010

Friendship 2

Saberme extrañada
Sentirlo
Confiar
Soltarme
*
Encontrarnos
Anhelo de años
Bálsamo presente
*
I need nothing else

domingo, 25 de julio de 2010

La tormenta llega cada noche
Con precisión
Confiable

Lava las calles
Despeja el aire
Y me limpia los sueños

sábado, 24 de julio de 2010

sábado, 17 de julio de 2010

Dejamos que las flores se marchiten en el florero en lugar de apresurarnos a tirarlas.
Así nos acostumbramos a acompañar la muerte.

martes, 13 de julio de 2010

Hoy, por primera vez, me hiciste el desayuno.
"No vengas a la cocina." "Cierra los ojos." "¿Te gusta?"
Fueron los hot-cakes más amorosos que haya yo comido.
de sbi

lunes, 12 de julio de 2010

Cuando llega una melodía a tu oído, tus labios tararean casi imperceptibles, tus ojos se iluminan y mi corazón se suaviza.

domingo, 11 de julio de 2010

Dejé de lavarme los dientes desde ayer para sentir la amargura en mi boca. Cuando fue insoportable, pensé en ti y, entonces, sólo noté un gusto dulce. La pasta y el cepillo fueron un mero trámite.

sábado, 10 de julio de 2010

La tristeza brota hoy de un lugar muy profundo, demasiado conocido.
Lleva la máscara de la orfandad y la voz del abandono.
Intenta hablarme y mirarme a los ojos.
No me muevo, pero no doy pie al monólogo.

Respiro.

El viejo hueco se llena de aire nuevo.
Recuerdo el abrazo espontáneo entre tus brazos.
Tus ojos verdes (azules cuando te vistes de azul).
Y tu capacidad para acompañar mi añoranza.

jueves, 8 de julio de 2010

Impermanencia

para Santiago
De pequeño, tu olor al despertar era un perfume dulcísimo.
Mi fantasía, entonces,
era poder preservarlo dentro de un frasco y destaparlo cuando quisiera para sentirte cerca.
Si hoy cierro los ojos, me lo puedo imaginar, mientras aprendo a reconocer tu esencia presente.
A veces, cuento las sílabas de mis versos, pensando en ti.
Otras, me dejo llevar por su cadencia natural, pensando en mí.

miércoles, 7 de julio de 2010

Una lluvia casi violenta arremete contra la noche.
Su golpeteo retumba en mi pecho.
Abrazarnos: la única salida.

lunes, 5 de julio de 2010

Le presté un chal a mi mejor amiga porque tenía frío. (Yo no sabía que a mi edad todavía podía tener una mejor amiga.) Su perfume quedó impregnado en la tela. Hoy me acompañó su olor, como si estuviera ella a mi lado todo el día.

sábado, 3 de julio de 2010

Los truenos suenan lejanos.
La tormenta me dejó como novia de pueblo, vestida y alborotada, y con enormes deseos de empaparme.

jueves, 1 de julio de 2010

Amistad 5

Anoche soñé que planeábamos juntas unas vacaciones.
Hoy amaneció lloviendo y yo desperté con el corazón alegre.