viernes, 31 de enero de 2014

jueves, 30 de enero de 2014

Invitado: Kenpo Tsultrim Gyamtso Rinpoché



Si podemos ver que las cosas no son verdaderamente reales -que son meras apariencias cuya naturaleza verdadera está más allá de todos los conceptos de lo que podría ser- entonces nuestra experiencia de los eventos buenos en la vida tanto como de los malos será abierta, espaciosa y relajada.  




Del libro Sun of Wisdom, traducido al inglés por Ari Goldfield.
Traducción del fragmento al español, mía.

martes, 28 de enero de 2014

Tu llanto


para ti, amor mío

Tu llanto es una manera más de decirme que me amas.

Me lo compartes y se te escapa un "perdona..." y a mí el corazón se me abre como un fruto que revienta con esa tristeza hermana del amor, se me quiebra con ese dolor antiguo. Y con el corazón así, destapado, te abrazo profundo, muy profundo y muy dulce, y la distancia física desaparece por completo. Somos uno.

Mi llanto es una manera más de decirte que te amo.


lunes, 27 de enero de 2014

Instrucciones de mi maestro


Debemos practicar relaciones abiertas, relajadas y amorosas y hacer la aspiración de que a través de la relación podamos trascender nuestro patrón habitual para relacionarnos con la familia y los amigos.

Dzogchen Ponlop Rinpoché

domingo, 26 de enero de 2014

Invitada: Elizabeth Mattis Namgyel


*

Yo distingo dónde estoy en el camino viendo si me estoy sintiendo "en lo correcto" o si estoy sintiendo una sensación de asombro. El asombro me indica que estoy yendo en la dirección correcta.

*

Original en inglés, aquí.
Traducción del fragmento, mía.

:::flor y sombra:::



sábado, 25 de enero de 2014

...También...

al alimón con Javier
Tanto o así nos amamos.
Tanto así, sí.
Y más también.
También.
Y desde siempre, quizá...

También es un espejo donde mi reflejo es el tuyo.
Donde tu reflejo es mío.
También es un reflejo donde el espejo somos nosotros.
Donde mi reflejo es tuyo.
Tú y yo.
Los dos solos.

También es la misma orilla unida por dos mares.
También las mismas palabras unidas por nuestras bocas.
Dos bocas con los mismos labios.
Labios para compartir los mismos besos.
Labios que suspiran en espera del reencuentro.
Que sueñan con aquel momento.
Momento imaginado, deseado, inventado beso a beso.

Amor mío.

Labios que suspiran un amor reencontrado.

Amor mío.

viernes, 24 de enero de 2014

Invitado: Kalu Rinpoché



No sentirnos totalmente a merced de nuestras propias emociones


Uno no tiene que sentirse totalmente a merced de sus propias emociones. Es solo cuando consiente la emoción, o imbuye la emoción con la falsedad de la realidad, que uno se ve forzado a materializar las consecuencias. 


Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción del fragmento, mía.

jueves, 23 de enero de 2014

Invitado: Julio Cortázar (otra vez)


Capítulo 7

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad, elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde el aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces, mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llenas de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.



Rayuela

miércoles, 22 de enero de 2014

Invitado: Julio Cortázar


Vos temblabas, pura y libre como una llama, como un río de mercurio, como el primer canto de un pájaro cuando rompe el alba, y es dulce decírtelo con las palabras que te fascinaban porque no creías que existieran fuera de los poemas, y que tuviéramos derecho a emplearlas. Dónde estarás, dónde estaremos desde hoy, dos puntos en un universo inexplicable, cerca o lejos, dos puntos que crean una línea, dos puntos que se alejan y se acercan arbitrariamente.

fragmento de Rayuela

martes, 21 de enero de 2014



Agazapadita, como el gazapo cuando encoge el cuerpo contra la tierra -pero no porque me quiera ocultar, sino porque he encontrado un refugio cerca de tu portátil-, recibo tu monólogo y te lo contesto enviándote uno mío. Lejos de ser reflexiones a solas, son otra manera nuestra de dialogar.

Solo saber que lo has visto antes de dormirte me hace sentir acompañada, otra vez... (No cerré la ventanita hasta que me fui a dormir yo.)

Después supe que también hay temblores de todo el cuerpo que son dulces y prolongados y pieles que se enchinan.


...y en la soledad del ruido te encontró de nuevo...


lunes, 20 de enero de 2014

:::una tierra sin dueño:::




:::nuestro:::


al otro lado del atlántico - allá

nuestros son los recuerdos
nuestro es lo compartido
nuestra es la luna

nuestro es lo vivido
nuestro es hoy
nuestro es aquel ayer

nuestro es el ocaso
nuestros somos tú y yo
nuestro es lo recobrado

al otro lado del atlántico - aquí

domingo, 19 de enero de 2014


besar.
(Del lat. basiāre).
1. tr. Tocar u oprimir con un movimiento de labios, a impulso del amor o del deseo o en señal de amistad o reverencia.


Y por poco probable que parezca, también puede suceder que dos personas lo hagan aun con un océano de por medio, cuando para una apenas comienza la noche y para el otro ya es de madrugada...

Solo hace falta imaginar a la una frente a su computadora y al otro con el móvil y su minúsculo teclado, chateando.

Uno se despide: Un beso así de grande!
La otra responde: así de grande como yo me lo imagine??
Él: Sí...Y cómo lo imaginaste?
Ella: en esas estoy todavía...

"Dulce y prolongado", podría haber sido su respuesta...

sábado, 18 de enero de 2014

descalabro


                                                  llegó y se fue
entre silencios y precipicios el tren

y yo no me atreví a abordarlo

hoy vuelvo a decirle adiós, con una mano 
con la otra, me seco el llanto

intentando evitar el escozor de la nostalgia

un par de ángeles pandilleros
me hacen guiños desde sus harleys

y yo me escondo esperando un instante
                                                  que nadie sepa
                                                                dónde estoy

jueves, 16 de enero de 2014

Invitado: Dzongsar Khyentse Rinpoché











Vivir plenamente
Si uno sabe que todo es impermanente, uno no se aferra, y si uno no se aferra, uno no pensará en términos de tener o de carecer, y por lo tanto uno vive plenamente.


Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español, mía.

miércoles, 15 de enero de 2014


"Nuestros", dices
Nuestros recuerdos
Reflejos nuestros
"Nuestros", leo

Y por mi pecho se derrama la sensación cálida de una soledad acompañada

martes, 14 de enero de 2014

Invitado: Javier Roselló Iglesias


Azul, rojo y blanco

para adela, por todo aquello y por todo esto



El pasado día 5, en la cabalgata de los Reyes Magos en Barcelona, vi ondear banderas blancas con el borde azul y rojo sobre la carroza alegórica a la estafeta de correos. Recordé, cómo no, los sobres de correo aéreo que antes utilizábamos para enviar las cartas por avión y cuyo fin era, por su reducido gramaje, abaratar el envío de las cartas sujetas al sobreprecio del correo aéreo. Aún existen estos sobres en el mercado, porque en internet hay quien los anuncia, pero yo al menos hace mucho tiempo que no los he visto en uso. Eran de papel gofrado muy fino, a juego con el papel de carta, y se caracterizaban por tener todo el borde impreso con estas características franjitas en rojo y azul (en algunos países, en rojo y verde). Imagino que estos colores tienen su origen en algún reglamento de los correos estadounidenses.

Acostumbrados todos, y especialmente los jóvenes, a la inmediatez de los correos electrónicos y aún más de los chats, resulta difícil pensar en que hace tres décadas –por ejemplo– estos sobres enviados por correo eran la única forma de comunicación entre uno y otro lado del océano –por ejemplo– cuando el teléfono no era una alternativa válida. Una vez franqueado y con las señas postales bien claras (¡sin @!), el sobre iniciaba el largo viaje de una o dos semanas hasta llegar físicamente al hogar del destinatario. Nada que ver con escribir y cliquear y… ¡ya está! ... Pero también nada que ver con el momento, siempre mágico, de la apertura del sobre.

Por eso tengo tanto cariño a estos sobres, que fueron el vehículo de muchas cosas bonitas y también muchas cosas tristes, de amores y desamores, de ilusiones y de desengaños, pero que siempre llegaron fielmente a su destino.

Falta algo, un pequeño guiño a nuestra querida bloguera. Echar un vistazo al Diccionario de la Real Academia, siempre empeñada en inevitables definiciones asépticas (sobre2.    1. mCubierta, por lo común de papel, en que se incluye la carta, comunicación, tarjeta, etc., que ha de enviarse de una parte a otra). Cuando, ¿por qué no?, podría decir algo así: sobre2.    1. mCubierta, por lo común de papel, que llevó pedacitos de nuestros sentimientos de un lado al otro del océano.

domingo, 12 de enero de 2014

Instrucciones para reentablar una amistad 30 años después


para javier, otra vez
pensando en cortázar, otra vez

Antes que nada, asegúrese de tener la edad adecuada para contar con una maleta de recuerdos guardada en el lugar menos conspicuo de su recámara. Habrán de haber pasado muchos años, décadas quizás, sin que se haya acercado a ella, por olvido o por precaución, hasta que un buen día, sin siquiera pensarlo, se encuentre sentado en el piso de su habitación, abriendo la maleta y rescatando los recuerdos que sobrevivían allí, a pesar del encierro y el polvo.

Ha de contar con una conexión a internet decente, por lo menos, y cierta participación, por mínima que sea, en alguna red social. Sepa, también, que los caminos del recuerdo suelen meterlo a uno en jardines, de los cuales podría resultar de pronto complicado salir, pero no se preocupe, nunca falta un ángel que pase regalándonos silencio y un respiro, cuando la memoria nos roba la voz por un instante.

Dispuesta así la mesa, tendrá que cerrar los ojos, conectarse con su corazón de osadía y atreverse a mandar algún tipo de mensaje para conectar con la persona con quien compartió meses -como vidas- de ilusiones y correspondencia, con quien la comunicación se truncó por angas o por mangas, y con quien quisiera reanudarla. Si descubre un leve miedo agazapado en el pecho, nótelo y siga adelante. Por supuesto que es un albur, pero de qué si no está hecha la vida.

En el peor de los casos, la respuesta será negativa o no habrá respuesta. En el mejor de los casos, se abrirá un espacio de magia, donde 30 años desaparecen al tiempo que sustentan una relación presente. Y si la conexión es genuina se manifestará con naturalidad, con humor y, a veces, con alguna ráfaga de vértigo, una lágrima o un suspiro (siempre puede recurrir al uso de emoticones para transmitir lo que trasciende las meras palabras).

No se asuste. Respire. Confíe. Sea usted mismo.

En menos que canta un gallo, suponiendo que pueda contar con este parámetro donde vive, se encontrará platicando con un amigo recobrado, al tiempo que se recupera usted mismo y va acomodando aquellas piezas del rompecabezas de su vida que parecían condenadas a no encontrar su lugar.

miércoles, 8 de enero de 2014

martes, 7 de enero de 2014

Invitado: Manu Cáncer


Te regalaré un cuento

Te regalaré un cuento encuadernado 
en rústica de arena. 
Escribiré un relato breve, para ti, 
con finas palabras de sueño.
El argumento es tu complicidad,
simplemente
tu amor.

La pequeña leyenda dirá que te he querido
y la leyenda miente:
Te seguiré queriendo
más allá de las páginas
del sueño.
Yo te sigo queriendo
después del vidrio viejo
de palabras como éstas,
recién desenterradas.

Invitado: Javier Roselló Iglesias


"Muchacha en Barcelona fotografiando
un tapiz de Miró con una Kodak Retinette"
(verano 1980)

lunes, 6 de enero de 2014

con la voz entrecortada


Así me quedé después de una charla (un chat más bien, según la próxima -vigésima tercera- edición de la RAE) con un amigo. Buscar la definición de entrecortado, sin embargo, no me sirvió de nada: 1. adj. Dicho de una voz o de un sonido: Que se emite con intermitencias. 

Difícil encontrar una propuesta menos inspirada.

Aquí no hubo ni voz, ni sonido, ni intermitencias. Palabras bien mecanografiadas y emoticones con lentes oscuros para disimular la garganta entrecerrada y los ojos ligeramente humedecidos.

- a veces veo reflejos nuestros...
- a veces escribo reflejos nuestros...
- y yo los leo...
- y qué sucede cuando lo lees?
- me emociono....
- me alegra
- y si tuviera que hablar en ese momento saldría la voz entrecortada...
- me entiendes?
- que si te entiendo
- lo que pasa en que en los escritos no se ve lo entrecortado...


Así sucede cuando viajamos en el tiempo tres décadas y cuando, además, tenemos la fortuna de encontrar a aquel compañero de viaje que creíamos perdido. Entonces las emociones se manifiestan grandes y está bien. Y se comparten. Y seguimos nuestro camino.


domingo, 5 de enero de 2014


Desde la panadería del súper, se cuela por mi ventana el olor a roscas de reyes horneándose. En el cielo, alcanzo a ver algunos globos de colores con las cartas de los niños para los sabios de oriente. ¡Qué duda cabe que vienen en camino!

vienen en camino los reyes


...pasando por chimal...

sábado, 4 de enero de 2014

Invitado: Pedro Salinas

PENSARTE ES TENERTE

¡Cómo me dejas que te piense!
Pensar en ti no lo hago solo, yo.
Pensar en ti es tenerte,
como el desnudo cuerpo ante los besos,

toda ante mí, entregada.
Siento cómo te das a mi memoria,
cómo te rindes al pensar ardiente,
tu gran consentimiento en la distancia,
y más que consentir, más que entregarte,
me ayudas, vienes hasta mí, me enseñas
recuerdos en escorzo, me haces señas
con las delicias, vivas, del pasado,
invitándome.
Me dices desde allá
que hagamos lo que quiero
-unirnos- al pensarte,
y entramos por el beso que me abres,
y pensamos en ti, los dos, yo solo.

miércoles, 1 de enero de 2014



Que 2014 esté libre de elaboraciones innecesarias y
nuestra bondad fundamental se manifieste sin obstrucciones...