jueves, 25 de mayo de 2017

«rapto»


El tema de hoy en el grupo de fotografía provocó, como quizá era de esperarse, un montón de reacciones. La más sana fue, me parece, preguntar a los administradores a qué se referían con el término "rapto", que en el diccionario (y en la experiencia) tiene varias acepciones, la mayoría poco agradables y, tristemente, más en estos tiempos en nuestro país.

El caso es que usaban "rapto fotográfico" para aludir a una captura espontánea, sin que el modelo se percate de que es nuestro objetivo, es decir, el modelo en cuestión no está posando para nosotros. También se dice que uno "rapta" una escena cuando registra a otro fotógrafo trabajando o cuando hace una toma completamente desprevenida de alguna situación.

O sea, "rapto" en el mejor sentido del término (obviando el sentido religioso o espiritual). 

Resulta que a mí me encanta raptar imágenes de desconocidos. (De hecho, son las únicas fotografías de personas que realmente me gusta tomar. Las otras las hago cuando no tengo opción.)

Buscando en mi archivo, me encontré varios "raptos". El preferido fue esta fotografía del otoño pasado en Madrid. En palabras de un colega del grupo, fotógrafo experimentado, resulta que: "además de ser un rapto fotográfico, tu imagen es todo un cuadro visual con un intuitivo manejo de la perspectiva a través del juego de líneas y contrastes luz-sombra... bien puedes contar una historia".

Así que quizás haya aquí escondido un relato, como en cualquier rincón del mundo.



miércoles, 24 de mayo de 2017

Invitado: Garab Dorje




No sigas los pensamientos pasados, no anticipes el futuro y no sigas los pensamientos ilusorios que surgen en el presente; sino que, volteando hacia dentro, observa tu propia naturaleza verdadera y permanece consciente de tu mente natural, así como es, más allá de las limitaciones conceptuales de pasado, presente y futuro. 




Original en inglés, aquí.
Traducción al español, mía.

viernes, 19 de mayo de 2017

Historia de un reptil


Antier llegué a mi consultorio con un pelín de anticipación, por fortuna. Cuando mi paciente y yo entramos al espacio donde está mi cubículo, vimos un bicho hermoso recargado, del lado de adentro, en la puerta de cristal que da al jardín. (¿Lagartija? ¿Iguana? Reptil. Eso seguro.)




Abrí la puerta con cuidado y el bicho ni se movió. La aseguré para que no se azotara y el bicho seguía sin moverse. Entonces saqué mi cámara, previo aviso a mi paciente, que miraba todo con atención. Y al disparar, el bicho se asustó y se metió corriendo a la casa. Detrás de él salió disparada Tantra, una de las gatas del consultorio, y lo cazó.

Horrorizadas, mi paciente y yo vimos salir a la gata con el bicho en las fauces. Yo me sentí fatal, responsable de lo sucedido. No me atrevía a ver al pobre bicho y lo imaginé desangrándose. Mi paciente salió al jardín y me dijo que la gata lo había soltado y que solo estaba babeado, pero no tenía ninguna mordida.

Entonces nos dimos a la tarea de distraer a las dos gatas que merodeaban por ahí para evitar que lo lastimaran. El bicho no se movía. Se debe estar haciendo el muerto, comentó ella. (Al día siguiente, otro paciente a quien le conté la historia, me dijo que estos reptiles incluso detienen su corazón para que la farsa de su muerte sea convincente.)

Después de un rato, las gatas volvieron al acecho y él seguía inmóvil. Mi paciente, atenta. Decidí ir por una escoba y un recogedor, para ver si lograba hacer que el reptil pudiera esconderse en una jardinera o en la barda. Lo empujé con la escoba y, oh sorpresa, salió corriendo y se volvió a meter a la casa.

Mi paciente y yo corrimos detrás y cerramos las puertas, para evitar la entrada de las gatas. Constatamos que el bicho se había escondido debajo de un librerito que hay en el vestíbulo. Estaba inmóvil otra vez. Acercamos dos macetas de piso para resguardar su escondite y nos fuimos, por fin, al consultorio.

Cuando acabó la sesión y despedí a mi paciente, decidí dejarle un poco de agua cerca al bicho y avisar a mi casera lo sucedido.

Al día siguiente, había desaparecido. Por lo menos, fue un alivio no encontrar su cadáver. Igual nos volvemos a topar con él vez otra vez. O no. Es probable que haya podido salir. Yo jamás había visto un ejemplar semejante en Cuernavaca. El paciente que me contó lo del corazón (es veterinario y hombre de campo) me dijo que suelen habitar en lugares muy calientes.

Sabe dios cómo llegó a esta zona más fresca.
                                                                Otro de esos regalos inesperados de la vida.

martes, 16 de mayo de 2017

De mariposas, hierbas y cometas


con Luis Ma., por esa fascinación compartida

Hace unos días, cuando intentaba describir el estado emocional del protagonista de la novela en la cual estoy trabajando, se me ocurrió decir que se había quedado "como un niño a quien el cielo le robó el papalote", a sabiendas que de que, quizá, de aquel lado del Atlántico, donde viven la mayoría de mis compañeros de escritura y mi profe, la palabra que usamos acá para llamarle a los cometas de papel resonara de manera diferente o simplemente resultara sorprendente. Y así fue.

Luis Ma., a quien lo tocó comentar mi capítulo más reciente, reparó en el vocablo, para él desconocido, y lo llevó a profundizar. Entonces descubrió que, curiosamente, se parece a la palabra con que en valenciano (o catalán o mallorquín) se llama a las mariposas: “papallona”. Yo me acordé entonces del francés y su "papillon" y me puse a investigar más. (He ahí la fascinación compartida.) Descubrí que los vocablos catalán y francés, como el italiano "farfalla", provienen del latín "papilionem", acusativo de "papilio" (mariposa).

En cambio, la palabra gallega para nombrar al insecto alado es "bolboreta" y la portuguesa, "borboleta". Ambas vienen del latín "belbellita", diminutivo formado a partir de "bellus" (bueno o bonito).

Y ahora volviendo a nuestro papalote, culpable de toda esta digresión, resulta que la palabra viene del náhuatl "papalotl", que significa, claro, mariposa.  Porque a nosotros los cometas nos parecen mariposas. (El porqué de la similitud fónica con el latín queda, por lo menos de momento, pendiente. Quizá sea una mera coincidencia). Y platicando virtualmente sobre todo esto, le contaba yo a Luis Ma. que en México tenemos una hierba llamada papaloquelite (pápalo, familiarmente), cuyo nombre deriva del mismo "papalotl" y de "quilitl" (hierba comestible, que ha pasado al español como el genérico quelite), o sea, algo así como una hierba alas de mariposa (por la forma de sus hojas). Aquí puedes averiguar más sobre ella y de ahí mismo tomé prestada la imagen que aparece más abajo.

Lo que no le conté a Luis Ma. es que esta hierba me recuerda mucho a mi papá y hace mucho que no la pruebo. A él le encantaba comerla cruda, a mordidas, acompañando unos tacos. Tiene una sabor muy fuerte, de esos que, como me sucede con el apio, al mismo tiempo me gustan y no me gustan.

Así pues el viaje al que nos puede llevar una palabra.

Y, por cierto y para cerrar, el nombre de mariposa en castellano, no viene ni del latín ni del náhuatl, sino del apócope de María, Mari, y el imperativo del verbo posar, posa, porque, se dice en canciones antiguas y dichos infantiles, que a estos lepidótperos se les invitaba a posarse, en versos como “María pósate, descansa en el suelo”, según se afirma acá.

lunes, 15 de mayo de 2017

Día del maestro




Cuando yo era chica, en mi casa siempre se celebrabó el Día del maestro. Mis padres lo fueron ambos, siguiendo los pasos de mi abuelo Óscar.

Y en la escuela donde estudié desde el kinder hasta la preparatoria, el 15 de mayo era un día especial, sobre todo en la primaria. Todos los papás se esmeraban en mandar regalos, a cual más bonito, para los maestros de sus hijos. Aunque a veces caíamos en competir para ver quién había hecho el mejor regalo, supongo que la tradición nos ayudó a desarrollar aprecio por quienes nos enseñaban.

Yo misma me convertí en maestra muy joven, recién salida del bachillerato. Desde entonces no he dejado de enseñar, por necesidad y por vocación. En estos tiempos, no parece haber el respeto que antes se tenía a los maestros y ejercer como tal no deja de tener una buena dosis de frustración, por múltiples motivos.

Pero cuando un buen día llegas a tu clase con adolescentes de 15 años en promedio y te dicen que te quieren, que los inspiras y te hacen un regalo de cumpleaños como el que aparece aquí fotografiado, te das cuenta que ha valido la pena sembrar semillas. Y empezar a ver los brotes es una alegría enorme.

Este día me recuerda, además, a mi tía Olga, que nunca dejaba de llamar por teléfono para felicitarme. 

Y con el paso de los años, he ido aprendiendo que maestros hay en todos lados y que aparecen en una infinidad de formas, si prestamos atención. Así que mi cariño y mi agradecimiento a quienes me han enseñado y a quienes han recibido lo que yo he podido enseñar.

domingo, 14 de mayo de 2017

Historia de una planta


Yo cultivo violetas. Por gusto. Sin orden. Cuando a alguna se le cae una hoja. Cuando a otra le salen hijos y no caben en la misma maceta. Cuando alguien me regala una planta nueva y la trasplanto. Y así, mi casa se ha poblado de violetas. En el interior. Que en el balcón hay más variedad.

Hace varios años, dos por lo menos, pero probablemente unos cuatro, en la maceta de la violeta con flores blancas de borde lila se empezó a asomar la punta de algo que, obviamente, no era una violeta. Primero intenté arrancar al intruso. Podría ser una mala hierba que atacara a la violeta. No se dejó arrancar. Entonces decidí dejarla y ver de quién se trataba.

Salió una hoja: verde oscuro, brillante, en forma de corazón, con picos, no muy grande. Hermosa.

Después de un tiempo, la trasplanté a su propia maceta. Cada tanto —semanas, meses—, sacaba una hoja más. Luego llegó Khandro, la gatita que se hizo gatota, y en una de esas, le mordió una hoja que apenas empezaba a desenrollarse. Quedó solo medio corazón. Y la planta, junto con gran parte de las violetas, se fue a vivir a la parte más alta de un librero, para resguardarse de la gata.

Allí empezó a sacar unas hojas cada vez más grandes. Más verdes. Más hermosas.

Poco tiempo después de la más reciente empezó a salir otro brote. Y pensé qué raro, hace tan poco que echó una hoja nueva. Y resultó ser una flor. Después de años. Cuando yo habría jurado que era una planta que no echaba flores.

Así es la vida a veces.
                                 Casi siempre.
                                                     Sorprendente.




miércoles, 10 de mayo de 2017

Mother's Day




Así el amor en el día de las madres hace catorce años, sostenido por las manos del amor hoy. Las formas cambian. Hacemos cosas distintas. Ahora vivimos separados. Hablamos de mucho, de casi todo y más. Y la confianza, el amor y la complicidad permanecen, a su modo, junto con algún que otro enganche de los dolorosos. Y pasan. Ojalá que nos sigamos acompañando en el camino durante mucho tiempo, changuito.

Y ojalá que mi mamá, donde quiera que esté, como quiera que sea ahora, haya encontrado la felicidad y pueda estar libre de sufrimiento. Hasta ese lugar desconocido le envío una ráfaga de besos, hoy cuando la extraño como tantos otros días.

jueves, 4 de mayo de 2017

sueño 10.


Anoche, te me apareciste en sueños otra vez.
(Claro, se acerca el aniversario.)
Llegabas después de atravesar el desierto de Gobi. Solo para estar conmigo.
Vestías con una suerte de abrigo tipo mongol. Te encontraba en un andén. De espaldas.
(Claro, la cobardía no existía.)
Nos abrazábamos en ese espacio que fue nuestro alguna vez.
Ese espacio donde se nos derretían los corazones.
(Claro, los obstáculos no importaban.)

Desperté triste.
Y pasará.
Como pasa siempre.
Como todo.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Maldición


Cuando mi hijo era chico, tendría cuatro o cinco años, le gustaba ver La bella durmiente, entre otras películas más o menos infantiles. Como hacen los niños, pedía que se la pusiéramos en la videocasetera (sí, aún no teníamos DVDs) una y otra vez, mientras desayunaba o se tomaba algún refrigerio. Entonces se parapetaba detrás de un burocito morado que teníamos en la sala, preparándose para la aparición de Maléfica (de quien averiguaríamos años más tarde que no era tan malvada como la pintaban o que, por lo menos tenía razones para ser como era).

El hada caída, con su llamativo despliegue de luces, sombras y colores y su inigualable voz profunda —seductora y amenazante a la vez— le aterraba. En varias ocasiones, su padre o yo nos acercamos para preguntarle si quería que apagáramos la televisión o adelantáramos la cinta. Sin quitar los ojos de la pantalla, decía que no (en un murmullo o moviendo la cabeza) y no perdía detalle de la actuación del hada negra, eso sí,  sin soltarse del mueble morado.

Adrián y yo concluimos que era su estrategia para enfrentar aquello a lo que temía, encarnado en Maléfica, y poder superarlo. Para mí, la parte más aterradora era la maldición que el hada despechada lanzaba sobre la pequeña Aurora, condenándola a la muerte al cumplir los dieciséis. (Menos mal que Primavera, el hadita azul, logró transmutar la sentencia.)

Y, así, pasó el tiempo y Santiago dejó de enfrentarse a Maléfica en la pantalla, para empezar a lidiar con los monstruos de la vida real. Y a mí, en estos días, intentando lidiar con los míos, me vino a la cabeza mi propia Maléfica pronunciando su maldición. Y, claro, lo primero, buscar lo que significa la palabrita, para empezar a aclararme.

maldición
Del lat. maledictio, -ōnis 'injuria'.

1. f. Imprecación que se dirige contra alguien o contra algomanifestando enojo y aversión hacia él o hacia elloy muy particularmente deseo de que le venga algún daño.

Y puesto así, suena aun peor, y más añadiendo el sentido de imprecar (1. Proferir palabras con que se expresa el vivo deseo de que alguien sufra mal o daño) a la fórmula. El caso es que yo recuerdo claramente un día en que mi madre, a propósito de no tengo idea qué, me soltó una imprecación que iba más o menos así: "A poco de veras crees que alguien te va a querer". Sí, ahora que la escribo, me doy cuenta que tenía forma de pregunta, pero la condena y el enojo estaban muy presentes. A veces, he dudado si la escena no habrá sido un sueño. Pero en cualquier caso, el efecto que tuvo en mi vida ha sido contundente. Y no siempre estoy consciente de ello, sino que la mentada imprecación se cuela en los momentos menos esperados (con todo y que ha sido material de más de una sesión de terapia a lo largo de mi vida.)

Lo peor sucede cuando pierdo por completo los estribos y me dedico a hacerla realidad, negando o rechazando a quien de verdad me quiere (a pesar de lo que haya dicho mi mamá quien, en realidad, estaba hablando más de sí misma que de nadie más). Y recuerdo cómo alguien me dijo alguna vez que esta era también una manera de traer a mi madre de visita. Lo bueno es que cada vez me toma menos tiempo desmontar la maldición, o sea, ver las cosas más como son que como las imagino, no confundir el desamor con la independencia, por ejemplo, y recordar a mi mamá, con lo bueno y con lo malo, pero sin dejar que ande acechando silenciosamente por allí en mi conciencia desprevenida.

Así, pues, el camino para seguir aprendiendo a aceptar el amor que, de hecho, está presente en mi vida, aunque a veces me siga empeñando en negarlo, por el miedo —tenue y profundo— a que la maldición aquella pudiera aún hacerse realidad.

domingo, 30 de abril de 2017

Cuántas veces


Cuántas veces
Ha de romperse el corazón
Para que las cicatrices de siempre
Dejen de abrasarnos
La piel

Cuántas veces
Hemos de llorar
Las mismas lágrimas
Para que al fin se nos aclare
La mirada 

Cuántas veces
Necesitamos perder los estribos
Apartando a quien amamos
Para hallar el camino 
Más allá del apego

Cuántas veces
Cuántas veces
Cuántas veces más

martes, 25 de abril de 2017

Retrato en blanco y negro


Santiago en "Los antiguos reinos de México" de Armando Salas Portugal
Jardín Borda, Cuernavaca
16 de abril de 2017

lunes, 24 de abril de 2017

f.i.n.a.l.e.s. .d.e. .a.b.r.i.l


Los últimos días de abril me agarraron de vacaciones, primero, y sin computadora, después (mi máquina hubo de someterse a una renovación casi total). Así, anduve más o menos desconectada más de una semana y se me pasaron algunas fechas que suelo recordar en este espacio.

La primera, el cumpleaños de Dasha, queridísima amiga, el día 20. Como cada año, la recordé especialmente en ese día, y mi comadre y yo brindamos por ella. Viviré siempre con el anhelo de volver a abrazarla. Por suerte, de vez en cuando se me aparece en sueños y amanezco feliz y agradecida. 

Y la segunda, Sant Jordi, ese 23 de abril que antes para mí solo era un 23 de abril, hasta que hace tres años quedó renombrado en mi vida. Pero esta vez, en lugar de echarme un viaje de nostalgia, pensé mucho en mi amiga Joana y en su cuento "Mi nombre es Rita". Recordé cómo ese fue uno de los primeros escritos suyos que leí en el primer curso que tomamos, de Narrativa especializada, con Isabel Cañelles. Recordé como, sin conocerla casi le escribí emocionadísima diciéndole cómo me había conmovido su relato, cómo yo tenía una historia personal, si no parecida, sí relacionada con la que ella contaba (en resumen, algo así como un triángulo amoroso) y, además, cómo uno de sus personajes llevaba el mismo nombre de quien protaganizara aquella historia conmigo.

Luego iniciamos un segundo curso juntas, ahora de Proyectos narrativos, pero la vida tenía otros planes y aunque ambas lo terminamos, nuestros caminos parecían apartarse. Pero, ¡oh sorpresa!, nuestra relación estaba lejos de acabarse. A ambas nos invitaron a participar con un relato para la antología que, con el nombre de Incómodos, publicaría RELEEla editorial fundada por nuestra profe. Pero eso no lo supimos hasta después de conocer cuáles habían los relatos seleccionados. Y entonces Joana me mandó un correo celebrando "ser compañeras de índice". Ambas trabajamos con cuentos que habíamos escrito en aquel primer curso y el de ella era justamente el que tenía que ver con esa fecha en que "Barcelona se convierte en jardín de una sola flor: la rosa", como lo dice de forma preciosa en su relato.

Cuando decidí que me lanzaba a Madrid a la presentación del libro, se lo comuniqué de inmediato a Joana y parece que eso fue un aliciente para que ella viajara desde Barcelona también. Quedamos de vernos antes de la presentación, en la librería. Yo ya estaba adentro cuando ella llegó y la vi por el aparador y agité los brazos para llamar su atención. Nunca nos habíamos visto en persona, pero nos reconocimos y nos dimos uno de esos abrazos fuertes fuertes, que se quedan grabados en el cuerpo. Y nos fuimos a tomar un café antes del acto y desde entonces no hemos parado de platicar, en persona allá y luego virtualmente, cada quien desde su lado del Atlántico.

En Madrid, compartimos también los nervios y la emoción antes de la presentación del libro(yo por lo menos, temblaba) y después, las cañas y las tapas. En Villalba compartimos un cocido maravilloso con Jaime, otro querido compañero de índice y compi de curso. Llegar a Villalba fue en sí una aventura, bueno más bien encontrarnos en Atocha, cuando cada una había interpretado de manera diferente el sitio donde nos veríamos y yo iba sin celular (mala fórmula). Pero finalmente, lo logramos y nos embarcamos en el tren de cercanías. De regreso, la acompañé hasta el vestíbulo para tomar el AVE a Barcelona y quedamos en escribirnos. Y nos hemos escrito, y leído de nueva cuenta nuestros textos. Ella me ha comentado (y animado) con la novela y yo aún tengo pendiente (prontito prontito) comentar los relatos que me ha mandado.

Y, además de alguna "gamberrada" que ya nos organizamos juntas, tengo pendiente visitarla en Barcelona y, quizá, compartir un día de Sant Jordi allá.

Por lo pronto, dejo por aquí una rosa atrasada, pero acompañada de gallina chimaleña, para ella y para Dasha, en celebración de los encuentros, de la amistad y de la vida:


viernes, 14 de abril de 2017

Invitado: Karmapa 17



La diferencia entre confianza y orgullo

A veces confundimos la confianza y el orgullo. Sin embargo, son muy diferentes. La confianza es una virtud; algo que necesitamos. El orgullo es una klesha [estado mental alterado]; algo de lo que necesitamos deshacernos. Puesto que, no obstante, en ocasiones los confundimos, deberíamos ver lo que 
es el orgullo en realidad. 

El orgullo es cuando te llenas con un sentido de tus propios logros, como cuánta práctica haces y demás. El problema con el orgullo es que, no solo la propia mente se llena con un sentido de lo que has hecho de tal forma que se resiste a mejorar, sino que, además de eso, sobre la base de ese sentido de los logros, denigramos a otros. En un estado de orgullo, nos comparamos con los demás y siempre encontramos que son insuficientes. Y este es el peor problema que el orgullo nos trae. 

Necesitamos distinguir, sin embargo, entre confianza y orgullo, y con respecto a ellos, necesitamos recordar que cuando hacemos cosas buenas, las estamos haciendo, entre otras razones, para nuestro propio beneficio. Por ejemplo, algunas personas sienten la necesidad de publicitar sus virtudes, como cuando dicen: "Soy una persona benévola" y demás. Y, olvidando el punto de tener buenas intenciones, pueden sentirse decepcionadas cuando los demás no están conscientes de su virtud o se rehúsan a aceptar su existencia.

Necesitamos considerar la analogía de los dibujos de un niño. Cuando los niños dibujan, dibujan representando sus propios sentimientos y su propio sentido de las cosas, no tomando en cuenta los gustos del mundo adulto. De la misma manera, nuestra práctica es un reflejo de nuestras propias necesidades, nuestros propios sentimientos y demás, y no es algo que esté diseñado para presentarse directamente antes los demás.

La virtud, como sea que la cultivemos, nos debería de hacer entrar en calor, como esos calentadores de manos que usa la gente cuando trabaja a la intemperie en climas extremadamente fríos. Y si nuestra propia virtud no nos produce algún calor o calidez, entonces nos quedamos sin nada útil que compartir con otros. El propósito de nuestra virtud es mejorar nuestro estado mental e incrementar nuestra propia felicidad y bienestar y otorgarnos confianza. Por lo tanto, la confianza es importante, pero si nuestras buenas intenciones de alguna manera se congelan en nuestro interior, entonces nos convertimos en algo como un trozo de hielo, carentes de cualquier calidez.

En breve, necesitamos confianza pero no necesitamos orgullo.




De una enseñanza otorgada por el Gyalwang Karmapa 17 en Bodhgaya, 2014.



















Original en inglés, aquí.
Traducción al español, mía.

miércoles, 12 de abril de 2017

k.i.o.s.c.o


Así se veía hace casi un par de semanas La Alameda de la colonia Santa María la Ribera en la Ciudad de México. Yo había oído hablar mucho sobre este lugar, pero nunca había ido.




Detrás de la fuente, está el famosísimo kiosco morisco, al centro del parque. Esta construcción ha sido símbolo del barrio desde que lo trasladaron allí a principios del siglo pasado, cuando Porfirio Díaz decidió celebrar la independencia erigiendo el hemiciclo a Juárez, donde hasta entonces había estado el kiosko, como sede de los sorteos de la Lotería Nacional. La estructura fue diseñada por el ingeniero José Ramón Ibarrola como el Pabellón de México en la Exposición Universal de 1884-1885 y en la Feria de San Luis Missouri en 1904. No fue regalo de ningún jeque árabe ni están claros los aspectos astrológicos y mágicos que se le atribuyen por su planta octagonal y sus decoraciones geométricas. (Si quieres, aquí puedes leer más sobre la zona y el kiosco.)

Lo que es indudable es que es una estructura bellísima. Mi amiga Ángela y yo la recorrimos, fotografiamos y disfrutamos durante un buen rato, antes de encontrarnos con otras amigas para comer en un restorán ruso que está en la esquina del parque. ¡Genial plan para un sábado turístico en la capital!

Aquí la cúpula del kiosco por fuera y desde adentro:






Y acá, algunos de sus arcos en perspectiva y en detalle:




Visto desde afuera también tiene mucho encanto:





Y, claro, para rematar siempre resulta interesante (para mí, por lo menos) echarme el clavado en el diccionario de la RAE:

quiosco
Tb. kiosco.
Del fr. kiosque, este del turco köşk, este del persa košk, y este del pelvi kōšk'pabellón'.
1. m. Templete o pabellón en parques o jardinesgeneralmente abierto por todos sus ladosque entre otros usos ha servido tradicionalmente para celebrar conciertos populares.
2. m. Construcción pequeña que se instala en la calle u otro lugar público para vender en ella periódicosfloresetc.

Curiosamente, existe también una expresión eufemística con este vocablo:
quiosco de necesidad

1. m. p. us. Retrete público.

Aunque probablemente estos "quioscos" ya no sean tan comunes como solían serlo.