jueves, 17 de marzo de 2011

La noche dejó tras de sí un olor a tierra mojada.
¿O será solo la fragancia de un sueño evaporado?

2 comentarios:

  1. No se el motivo, pero este poema tiene un halo especial. Será el símil, la fragancia de un sueño evaporado. Es de esas cosas que uno lee y se pregunta: Dios! ¿porque no se me ocurren cosas así?
    Pues porque para eso está Adela!, me respondo...

    Un abrazo grande con fragancias de fin de semana,
    David.

    ResponderEliminar
  2. ¡Mil y un abrazos con aromas de sol y flores!
    Gracias, David, por estar, por responder, por compartir...

    ResponderEliminar