sábado, 18 de enero de 2014

descalabro


                                                  llegó y se fue
entre silencios y precipicios el tren

y yo no me atreví a abordarlo

hoy vuelvo a decirle adiós, con una mano 
con la otra, me seco el llanto

intentando evitar el escozor de la nostalgia

un par de ángeles pandilleros
me hacen guiños desde sus harleys

y yo me escondo esperando un instante
                                                  que nadie sepa
                                                                dónde estoy

4 comentarios:

  1. Gracias Adela. Me gustó Muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, anónimo. Me alegra mucho. Me puedes contar quién eres ;)

      Eliminar
  2. Un par ángeles pandilleros haciendo guiños desde sus Harley... me encanta,,,

    ResponderEliminar