viernes, 25 de julio de 2014

...o.m.b.l.i.g.o...


para Raúl, que guardó este recuerdo
de hace más de cuatro décadas 

ombligo.
(Del lat. umbilīcus).
1. m. Cicatriz redonda que queda en medio del vientre, después de romperse y secarse el cordón umbilical.


Hace casi tres meses fui a la Ciudad de México con unas amigas a ver una obra de teatro en la que actuaba otra muy buena amiga. Mientras esperábamos en el lobby para entrar a la segunda función, nos encontramos a un excompañero de escuela, con quien compartimos clases desde la primaria hasta el final de la preparatoria. Él venía saliendo junto con su familia de la primera función. Después de algunos comentarios sobre la obra, se puso a hablar conmigo (yo era quien más tiempo había pasado sin volverlo a ver) y me contó cómo siempre se acordaba de mí con la palabra "ombligo", que lo refería a una anécdota de nuestra niñez, cuando cursábamos segundo de primaria, más o menos.


Resulta que la maestra de español, Miss Carmelita si la memoria nos nos engaña, nos pidió palabras con las sílabas -bla, -ble, -bli, etc. Al llegar a -bli, él y yo (recuerda él) pensamos en la palabra "ombligo", pero nos daba vergüenza decirla, hasta que finalmente yo me atreví a hacerlo. La maestra me felicitó (me sigue relatando él), quien recuerda también que se quedó muy contento de que yo hubiera compartido nuestra palabra.


Yo, a mi vez, me quedé muy contenta y conmovida después de escuchar su relato. No tenía ninguna memoria de ese día, pero siempre había recordado con mucho cariño nuestra amistad de entonces y fue lindo constatar que esa sensación de afecto la habíamos guardado ambos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario