miércoles, 2 de julio de 2014

Un instante hace 31 años


por Javier Roselló Iglesias


Hace exactamente treinta y un años. La tarde del sábado 2 de julio de 1983. Una acuarela de Cadaqués –uno de nuestros destinos soñados entonces, como la Vall d’Aran– comprada al pintor en un mercadillo de arte del Barri Gótic. Un paseo en golondrina por las aguas del puerto barcelonés. Aquella noche yo deseé entrar en tu recámara, para hablar y hablar. Sentarnos en la cama, tomarte las manos y hablar de nosotros, de nuestros sentimientos, de nuestro futuro y de amor. Y besarnos. Tú tenías deseos parecidos, me dijiste luego. Pero a mí volvieron los miedos a una relación complicada, por la distancia, por la diferencia de edad, por un apellido compartido… Las puertas no se entreabrieron.

Ya tenías la maleta medio hecha. En 24 horas emprenderías el viaje de regreso a tu casa. Los dos presenciábamos angustiados los preámbulos de una primera separación cuando apenas habíamos intuido la necesidad de estar juntos.


Golondrina en el puerto de Barcelona hoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario