miércoles, 3 de septiembre de 2014

Invitado: Mingyur Rinpoché



Sin entender el karma, tendemos a ver nuestra vida en términos de decisiones y actividades que podemos identificar, lo cual refuerza el egocentrismo. Las enseñanzas sobre el karma proponen que hagamos nuestro mejor esfuerzo cada momento y confiemos en el desenlace positivo de las acciones positivas, el cual nunca vemos o conocemos. No nos enfocamos en el resultado, ni buscamos recompensas externas por nuestra buena conducta. Más bien aprovechamos nuestra existencia humana para cultivar una mente que use cada oportunidad para orientarse más y más hacia la felicidad y la liberación para nosotros mismos y para los demás. Si podemos tener una idea de cómo funciona esto hora a hora, día a día, entonces podemos confiar en los beneficios a lo largo de lapsos largos.






Original en inglés, aquí.
Traducción al español, mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario