miércoles, 12 de noviembre de 2014

Invitado: Bokar Rinpoché










Calmar la mente implica tanta claridad como sea posible, aliada con una sensación profunda de libertad. Cuando contemplamos el mar durante el día podemos ver piedras y algas en lo más profundo a través del agua clara. Nuestra meditación debería tener la misma claridad, que nos permite ser plenamente conscientes de la situación presente.






Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español, mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario