jueves, 27 de noviembre de 2014

Invitado: David Whyte


MUCHO SE HA DICHO

Mucho se ha dicho acerca de la naturaleza eterna e intocable del amor, sus fuerzas ingobernables como las mareas y su emergencia desde más allá de lo ordinario, pero el amor puede encontrar su forma más plena, más imaginada y más valiente cuando abandona las abstracciones y la seguridad de lo intemporal, lo eterno y lo intocable para hacer sus promesas entre los miedos, las vulnerabilidades y las desapariciones de nuestro mundo difícil, tangible y circunscrito por el tiempo. Amar y ser testigo del amor frente a la posible pérdida y encontrar el misterio de la promesa del amor en la sombra de esa pérdida, en la sombra de lo ordinario y en la sombra de nuestra propia inevitable desaparición podría ser donde la fuente eterna de todos nuestros orígenes se levante más plenamente deslumbrada por las consecuencias de todo lo que ha echado a andar.

Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español, mía (dedicada, otra vez, a jri).

No hay comentarios:

Publicar un comentario