lunes, 1 de diciembre de 2014

Invitado: Guido Eytel


TU GRACIA

Habrá de ser tu gracia mi guarida,
mi escondite de amor, mi madriguera.
Allí he de pasar toda la vida
y la muerte también, cuando me muera.

Tan profunda y tan dulce es esa herida,
tan sedosa la miel, tan verdadera
la savia que tienes tú escondida,
tan tibia, tan bendita, tan sincera,

tan perfecta la flor de la quimera
tan amable la piel donde se anida,
que vivo seguiré en esa ribera

bordeando con mi mano tu cadera,
disfrutando de amor mi muertevida,
naufragando en tu mar de enredadera.

Publicación original, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario