miércoles, 3 de diciembre de 2014

Invitado: Julio Cortázar





A veces uno amanece con ganas de extinguirse… Como si fuéramos velitas sobre un pastel de alguien inapetente. A veces nos arden terriblemente los labios y los ojos y nuestras narices se hinchan y somos horribles y lloramos y queremos extinguirnos… Así es la vida, un constante querer apagarse y encenderse.
Rayuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario