viernes, 2 de enero de 2015

Invitado: Karmapa 17



Nutrir nuestro amor 


Nutrimos activamente nuestro amor trabajando de todo corazón con nosotros mismos. Esta es la manera en que nuestra propia práctica espiritual se puede convertir en una condición que ayude a que el amor dure. La práctica espiritual significa transformarnos a nosotros mismos. Significa cambiar. No podemos esperar simplemente a encontrar el amor y guardarlo en una repisa  como si yo ya te he dado mi amor, tú me has dado tu amor, y ahora solo tendremos que desempolvarlo de tiempo en tiempo, y básicamente ya acabamos. Al contrario, el amor es algo viviente. Como un árbol, necesita crecer continuamente, generar ciclos frescos de hojas, flores y frutos. Si esto se detiene, el árbol se estanca y eventualmente muere. Una vez que acogemos el amor como una práctica plenamente activa, solo entonces podemos empezar a hablar de amor que no muere.


Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español, mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario