domingo, 1 de febrero de 2015

..s..o..l..t..a..r..2..


Pues resulta que me había hecha trampa yo solita (de nuevo...). Ni voy de tu brazo otra vez ni mucho menos te vuelvo a sostener entre los míos. (Qué empecinada que puede ser la fantasía, el deseo, pues...)

Y soltar sí puede querer decir rendirse, pero no aferrarse, eso sí no puede ser — sería un oxímoron, de los imposibles, no de los poéticos.

Como sugería mi amiga-casi-prima-recién-recuperada Ángeles, soltar se acerca mucho más a volar sin mirar atrás. Sin dolor. Sin tristeza. Sin azotes. Sin remordimientos. Sin barreras. Sin nada más. Soltar solamente.

Aunque el proceso es, sin duda, interno y personal, una buena manera de hacer que avance es atendiendo a los mensajes externos, más allá de las propias proyecciones. Casi seguro es escuchar finalmente el "no quiero", sí, no quiere — así es. No disfrazarlo escuchando "no puedo" ("pero sí quiero") y encontrando mil justificaciones para tal imposibilidad, incluyendo la fantasía omnipotente de poder llevar a quien sea más allá de sus propios límites, argumentando incluso que no siempre "querer es poder". Quizá no lo sea, pero lo que no deja resquicios para la duda es que "no quiero" es "no quiero" y ahí ni siquiera cabe la posibilidad de intentar.

¿Tan difícil es de entender?

Para mí lo ha sido, pero tal vez no me equivocaba la vez anterior que intenté "soltar" cuando decía que no queda más que seguir caminando y trabajar con lo que el camino va ofreciendo. Por fortuna habrá quienes nos señalen, con mayor o menor grado de conciencia, dónde nos engañamos a nosotros mismos y otros que nos mostrarán, por fin, mucha más claridad de la que se creían capaces, incluso sin proponérselo y quizá sin siquiera darse cuenta.

Así que hoy, lo vuelvo a intentar. Y como diría Kenpo Tsultrim Gyamtso Rinpoché, mi queridísimo maestro abuelo: 


Errando y errando, caminamos a lo largo del camino infalibe...

2 comentarios:

  1. Creo que en parte se trata de no dejar que las emociones nublen tu inteligencia, cosa que nos pasa a casi todas las mujeres (por no decir a todas) ....Cuando sigues tu camino te encuentras cosas nuevas....quizás no todas buenas, pero algunas pueden ser maravillosas....Todo lo que vivimos es por algo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese delicado equilibrio entre el pensar y el sentir... Y no dudo de las maravillas que aguardan en el camino aún por recorrer...

      Eliminar