lunes, 1 de junio de 2015

h.o.g.a.r


« Para mí, el hogar no fue nunca un lugar; era una sensación.
Era la manera en que las personas que amé decían mi nombre. »


Me encontré esta cita, de fuente desconocida, en la página de Facebook de Jonathan Carroll. Me encantó y la traduje. 

Luego me puse a pensar de qué otras maneras podría describir esa sensación de hogar, tan escurridiza a veces. De afuera me llegó una respuesta:

Un pajarillo de cabeza roja se para en el quicio de mi ventana y trina hasta que volteo y lo saludo. Entonces reemprende el vuelo.

El hogar quizás sea también allí donde la luz ilumina las hojas convirtiéndolas
en brillantes haces de colores.

imagen mía


Y sí, hace una vida era estar entre sus brazos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario