martes, 8 de septiembre de 2015

(entre paréntesis)


No me acuerdo cuándo, pero hace muchos años, me dio por referirme a cierto tipo de días, como "días entre paréntesis". Son esos días en que no pasa mucho, en que me quedo, quizá, encerrada en casa viendo tele y pensando en la inmortalidad de cangrejo o llorando alguna pena pasada. Son esos días que mientras los vives no te das cuenta que están entre paréntesis, pero cuando amaneces al día siguiente y la luz es más brillante y el aire más fresco, notas que el paréntesis se ha cerrado, que la suspensión temporal ha terminado.

En estos días ya con sabor a otoño tengo la sensación de llevar viviendo no ya un día, sino un año entre paréntesis, aun con su dosis de momentos luminosos y vívidos. En septiembre pasado pensé que valía la pena luchar por el amor, y aún lo pienso (creo...), pero descubrí que no tiene sentido cuando se hace sola. Y asumir esto es una manera más de cerrar el paréntesis a estos doce meses. Claro que no es tan fácil como hacer un trazo y ya, o quizá sí...

Reconozco algunas señales de que el paréntesis se cerró: Volví al cine sola, costumbre que también tengo desde hace muchos años y con gran deleite, pero que había dejado de hacer. (Curiosamente en la peli de hoy me tocaba sentarme —con eso de que hay que escoger asiento antes de entrar a la sala— a un lugar de distancia de quien —descubrí a medida que me acercaba al sito marcado— fuera un viejo amor, ya casi cicatrizado, aunque decidí que era mejor optar por otro asiento.) Los paseos a la feria, la blusa y las macetas nuevas también han sido señales de la paulatina aceptación de que la vida sigue y no queda más que seguirla viviendo.

Y hoy, me enteré, por mi prima Carmela de Avilés, que es el Día de Asturias, la tierra de mi padre y de mis abuelos y un poco mía, por herencia. Hoy celebramos la Virgen de la Covadonga y la autonomía.

Para cerrar, algunas acepciones de la RAE sobre el término:

paréntesis.
(Del lat. parenthĕsis).
1. m. Oración o frase incidental, sin enlace necesario con los demás miembros del período, cuyo sentido interrumpe y no altera.
2. m. Signo ortográfico ( ) en que suele encerrarse esta oración o frase.
3. m. Suspensión o interrupción.


Tampoco es que pueda decir que este año entre paréntesis no haya tenido enlace con el resto de mi vida y, mucho menos, que la haya interrumpido sin alterarla. Pero lo cierto es que hoy, al seguirse cerrando, va dejando abierta ante mí una nueva vida posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario