domingo, 13 de septiembre de 2015

sueño 5.


Anoche, o quizá haya sido más bien en el lapso entre las 6:30, cuando medio desperté, y las casi 8, cuando desperté del todo, soñé que sacaba fotos en la orilla del mar. De pronto, una ola me alcanzaba y perdía piso, pero lograba mantener mi cámara fuera del agua, con un brazo alzado, y con el otro, irme agarrando de algún tipo de borde para volver a un lugar seguro. Además, seguía capturando imágenes de unas aves que pasaban volando. Una salía borrosa porque el pájaro se había acercado mucho a mi lente.

En el mismo sueño, también estaba en mi casa, que no era mi departamento de vigilia pero sí un lugar con buena vibra, empacando para irme. Apurada, algo nerviosa, pero contenta.

El viaje sigue, siempre sigue, y no sabemos qué nos vamos a encontrar, como esta otra ave en el cielo de Chimal cuando yo pretendía fotografiar una margarita con gotas de lluvia. También parece un sueño: y tú ya casi no estás en los míos




No hay comentarios:

Publicar un comentario