martes, 15 de marzo de 2016

Impermanencia 9


Hace un año casi publiqué aquí un haiku, el número 1 de una serie, ilustrado con una fotografía de los primeros brotes de una violeta.

Esa violeta creció y hoy ha echado su primera flor, amén de varios botones más.

Qué bendición que todo sea transitorio, que todo cambie.
De otro modo, mi violeta nunca habría floreado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario