viernes, 8 de abril de 2016

.a.g.a.p.a.n.d.o.

Para Susana, porque los ama

Pues resulta que esta flor se llama así en México, según consta en el Diccionario de la Real Academia, que nos refiere al término "agapanto". Allí se entera una que la planta es originaria de Sudáfrica, que pertenece a la familia de las liláceas, que puede medir hasta un metro de altura y tener flores blancas o azules (aunque yo siempre he visto las segundas moradas).

También la RAE explica que el nombre viene del latín científico Agapanthus, y este de dos voces griegas: agape (amor) y anthos (flor), así que supongo que sería como una "flor del amor", ¿no?

A mí, además, los agapandos me recuerdan a quien fuera mi marido, que en broma les decía "apagandos". Cada vez que me encuentro con uno, me acuerdo de él. Supongo que a ambos, a él y a mí, nos gustarían. En el rancho de mi tía Marisa predominaban los morados. También me acuerdo de ella.

Ayer, al darme una vuelta por el jardín de mi consultorio me encontré con este, entre cuyos pétalos se colaba el sol:


No hay comentarios:

Publicar un comentario