jueves, 28 de abril de 2016

Pequeño diálogo de mediodía


con Santiago

Venimos de vuelta a casa. Subimos por el columpio, donde el coche salta si lo dejo. Veo una bugambilia rosa bailando, suspendida en el aire. Te volteo a ver. Sin palabras. Volteo de nuevo al parabrisas.

—¿La viste? —te pregunto.
—Sí —me contestas con ojos asombrados.

La vimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario