miércoles, 4 de mayo de 2016

Invitado: Dilgo Khyentse Rinpoché


Abandonar todo egocentrismo
Hay un dicho: "Las acciones beneficiosas que se llevan a cabo con finalidades egoístas son exactamente como la comida envenenada". La comida envenenada puede verse deliciosa e incluso saber bien, pero rápidamente desemboca en una muerte segura.
Pensar en un enemigo como alguien a quien odiar, pensar en un amigo como alguien a quien amar, sentir celos de la felicidad y la buena fortuna de los demás: todo esto está enraizado en el aferramiento al ego. Y las acciones beneficiosas, infiltradas por el aferramiento al "yo" concebido como algo real y sólido, se convierten en veneno. Debemos de intentar abandonar todo egocentrismo.



Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español, mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario