miércoles, 1 de junio de 2016

Invitado: Jonathan Carroll



Memorias alacrán


Sé que deberíamos olvidar ciertos recuerdos porque no son buenos para nosotros —como demasiado dulce o alcohol o incluso anhelo—. Pero todos sabemos que la memoria puede ser tan tenaz y obstinada como el acero. O tan furtiva como los alacranes que se meten en nuestros zapatos vacíos en la noche mientras dormimos, esperándonos alegremente hasta la mañana o hasta un momento durante el día cuando de pronto nos hacen recordar a alguien... 



Original en inglés, aquí.
Traducción al español e imagen, mías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario