jueves, 4 de agosto de 2016

Invitado: Kyabje Dilgo Khyentse Rinpoché


Lo que llamamos creadores de obstáculos o influencias malignas, como los fantasmas, los dioses y demás, no son entidades fuera de nosotros. De nuestro interior es de donde surge la mortificación. Debido a nuestra fijación en el "yo" es que pensamos: "Yo soy tan infeliz, yo no tengo nada que comer, yo no tengo ropa, mucha gente está en mi contra, y yo no tengo amigos". Son pensamientos como estos los que nos mantienen tan ocupados y ¡todo en vano! Esta es la razón por la cual no estamos en el camino hacia la liberación y la budeidad. 


















Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español e imagen, mías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario