viernes, 2 de septiembre de 2016

A la tercera...


...va la vencida, dice el refrán. Y el Refranero multilingüe del Centro Virtual Cervantes lo explica aquí, con todo y ejemplo tomado de La Celestina. Yo recuerdo haberlo usado desde siempre y, curiosamente, la frase me trae a la memoria ecos de una lejanísima relación con mi hermano, aunque los detalles se quedan borrados.

Más que un refrán, la frase es una especie de conjuro: ya sea después del segundo intento, como una aspiración de alcanzar el éxito en el que sigue, o después del tercero, como celebración de haberlo logrado. Quizá se trate simplemente de un intento más de creer que tenemos el control sobre el mundo que nos rodea, tanto cuando conseguimos lo que queremos como cuando no. Y sirve también como justificación para darnos por vencidos, o decidir aprovechar nuestro tiempo en otra cosa.

Yo hace tres días me encontré un bicho genial en la albahaca que mis vecinos del primer piso tienen en su balcón, muy al alcance de mi cámara. Santiago dijo que era un chapulín de colores y yo, claro, traté de fotografiarlo. Aquí el primer intento:












Cuando descubrí que había fallado, fui a por el segundo:



Y cuando me di cuenta que aún no lograba que el bicho saliera enfocado, lo intenté una tercera vez, sorprendida además de que el insecto en cuestión siguiera en la misma planta al tercer día (debe ser su casa, digo yo). Y entonces lo logré:

Grillo no parece y mis conocimientos entomológicos son muy rupestres, pero sin duda es un espécimen atractivo, que además, me confirmó la ilusión de que, a veces, la tercera es la vencida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario