martes, 21 de enero de 2014



Agazapadita, como el gazapo cuando encoge el cuerpo contra la tierra -pero no porque me quiera ocultar, sino porque he encontrado un refugio cerca de tu portátil-, recibo tu monólogo y te lo contesto enviándote uno mío. Lejos de ser reflexiones a solas, son otra manera nuestra de dialogar.

Solo saber que lo has visto antes de dormirte me hace sentir acompañada, otra vez... (No cerré la ventanita hasta que me fui a dormir yo.)

Después supe que también hay temblores de todo el cuerpo que son dulces y prolongados y pieles que se enchinan.


...y en la soledad del ruido te encontró de nuevo...


1 comentario:

  1. Reflexionar. dialogar, compartir. Agazapadita. Temblores de todo el cuerpo que son dulces y prolongados. Leyendo cosas así asi es fácil sentir escalofríos.Enhorabuena por ese modo de transmitir emociones.

    ResponderEliminar