miércoles, 22 de enero de 2014

Invitado: Julio Cortázar


Vos temblabas, pura y libre como una llama, como un río de mercurio, como el primer canto de un pájaro cuando rompe el alba, y es dulce decírtelo con las palabras que te fascinaban porque no creías que existieran fuera de los poemas, y que tuviéramos derecho a emplearlas. Dónde estarás, dónde estaremos desde hoy, dos puntos en un universo inexplicable, cerca o lejos, dos puntos que crean una línea, dos puntos que se alejan y se acercan arbitrariamente.

fragmento de Rayuela

3 comentarios:

  1. Me fascina la frase "es dulce decirtelo con las palabras que te fascinaban porque no creías que existieran fuera de los poemas, y que tuvierámos derecho a emplearlas"...Tengo que leer Rayuela, que no lo he hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que... La manera de Cortázar de quitarnos las palabras de la boca es impresionante...

      Eliminar
  2. No existe palabra que no tengamos derecho a emplear.. me quedo con eso...

    ResponderEliminar