miércoles, 8 de octubre de 2014

Pendiente(s) 2


el plazo del amor es un instante
y hay que hacerlo durar como un milagro
mario benedetti

Lanzarote y la casa de Saramago.

París.

Londres (otro con "L").

La InnoTrans (y Berlín).

El Molino, prometido desde 1983, con todo y los asegunes de entonces. (Allí tendríamos que compartir la misma cama, supongo.)

Avilés, tu pueblo y el de mi padre. Y de paso Oviedo, Luanco, Cudillero..., pasando por Logroño y haciendo noche en Miranda de Ebro.

Las cuevas de Altamira (las de verdad), que me recuerdan mis discusiones cariñosas con Nicanor, el de Rivero.

Salir a pasear y bailar la noche de la verbena de Sant Joan, aunque no haga falta escabullirnos luego a Sant Just.

Sitges, porque descubriste conmigo que puedes ser feliz en la playa.

El monasterio de Santa María de Poblet porque dicen que es precioso (y no está lejos de Barcelona).


Y esto, supongo también, aún ni se termina ni se resuelve. (Temo al día en que no amanezca pensándote...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario