miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tu canción favorita de 2014 es...


"Te doy una canción" de Silvio Rodríguez. Esto me informó vía correo electrónico Spotify, esa aplicación (supongo que es una aplicación o un programa o vaya usté a saber) de internet para escuchar música. ¿Y cómo lo saben? Sí, ya sé que hay herramientas estadísticas y cosas de esas emparentadas con las técnicas de mercadeo, pero yo siento que me cacharon (me pillaron... digamos) y me sentí desnudada, como me sucedió tantas veces en este año que se acerca al final. Pero las más de esas veces fuiste tú el culpable de que me sintiera desnuda, de que me desnudara en más de un sentido, en más de un lugar, en más de un tiempo.

Y también me informó Spotify los porcentajes de los "géneros" que más escuché (según ellos, nueva canción, trova, cantautor, fado y latin). Mi top artist resultó ser (cosa extraña), Silvio Rodríguez, y mi top album, "Rabo de nube" de Silvio Rodríguez, y mi top playlist, la "BSO nuestra" (tu selección para la "banda sonora original" de nuestra historia retomada). Hasta me dijo mis favoritos según las estaciones (Silvio en invierno, verano y otoño, Mariza en primavera).

Pero lo que ellos no saben es que durante 31 años fue a través de Silvio que nos mantuvimos unidos (las más de las veces sin ser siquiera conscientes), que fue acompañado por Silvio (con aquel casete que yo te mandé hasta Barcelona) que tú lloraste incontables horas solo en tu habitación del sobreático, que yo dejé de escucharlo porque me dolía pensarte, que volví a escucharlo cuando nos reencontramos, y que incluso lo escuchamos juntos, y que luego yo lloré muchas horas más también escuchándolo sola de nueva cuenta. (Qué bien que me sale esto de azotarme, me cae.) Tampoco saben que retomé los fados gracias a ti (ya mi padre me los había presentado muchos años antes) y que eso me llevó hasta Portugal, a reencontrarnos. Y pienso que poco saben ellos de las despedidas y los desgarramientos. Tal vez lo intuyan...

De mis top 10 tracks, cuatro son de Silvio, le siguen dos de Mari Trini (herencia paterna también), y una de Ángel Parra ("amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso..."), otra de Ana Belén, una de Natalia Lafourcade y, por último, una de Lila Downs (tu "yo envidio al viento").

Para cerrar el correo ese, el mentado Spotify me sugirió una nueva playlist para el próximo año y tú te sigues colando por ahí. Imagino que te gustaría "también" la selección, como si la hubiéramos hecho los dos. Quizá volveríamos a llorar si la escucháramos juntos. Mientras tanto, yo la escucho y, por extraño que parezca, me sigo liberando...

"Cursi" podría ser un buen resumen de mis gustos, que no han cambiado mucho a lo largo de 30 años. Menos mal que mi hijo me pone metal cuando se baña, dejándome así medianamente compensada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario