domingo, 22 de febrero de 2015

Carta de amor 4


Tú eres sin lugar a dudas mi historia de amor más triste. Quizá sea un tanto irónico, "también", que hace apenas unos meses recordé que habías sido la primera y celebré que serías la última.

Y hoy eres la que cada mañana me despierta con un hueco en el pecho. La que no puedo terminar de soltar.

Hoy no sé como hablarte. Tampoco cómo dejar de hacerlo. Hay días en que mi necedad me aburre. Hay otros en que mi anhelo me gana. Otros más, solo me siento vacía.

Aún te pregunto, y de pronto me respondes. Aún busco una explicación y sigo sin encontrarla. Aún sé que tú sabes dónde buscarme e imagino que todavía lo haces. Quisiera esconderme, "también", pero tampoco me sale.

Quizá solo tendiendo las lágrimas al sol acaben por evaporarse. O escribiéndolas. O llorándolas y secándolas. O dejando de pensar. La tristeza acabará por dulcificarse y entonces ya no dolerá tanto que tú seas sin lugar a dudas mi historia de amor más triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario