martes, 24 de noviembre de 2015

100 años


Hoy hace 100 años (ahora sí lo sé de cierto porque mi tía Olga actual, Olguita, hija de mi tía Olga de siempre, lo verificó en su acta de nacimiento hace unos días) nació, pues, mi tía Olga. Hasta donde recuerdo, llegó al mundo en Estados Unidos (Arizona, me parece) donde su familia se había refugiado durante la Revolución. También me acuerdo que en su familia le decían que la habían recogido, pues tenía la tez ligeramente más oscura que los demás, aunque en realidad se parecía mucho a sus hermanas.

Mi tía Olga era mi tía abuela, hermana de mi abuelo Óscar, papá de mi mamá y como he contado en otras ocasiones fue mi abuela más importante, de hecho, una de las personas más importantes de mi vida, como niña, como adolescente y como joven adulta. Murió cuando mi hijo apenas tenía seis meses y gracias a Olguita, pude despedirme de ella por teléfono. 

Hace unos días, cuando puse la ofrenda de muertos, me encontré esta foto de ella, que en el anverso, en mi letra manuscrita cuando todavía se entendía y era bonita, dice: Disneyworld / tía Olga y totems / julio de 1975. A mis doce años (y once de mi hermano) este fue uno de los viajes a los que ella llevó a "sus adorables sobrinos", como nos decía emulando un programa de televisión de la época. También visitamos con ella Nueva Orleans, un Club Med en alguna playa del Pacífico y San José Purúa, un sitio de aguas termales. Además comíamos todos los martes en su casa, adonde llegábamos caminando mi hermano y yo desde la escuela. Cocinaba delicioso y llegar ahí era para mí entrar a mi lugar seguro y, además, me podía beber una Coca-Cola yo solita.


Aunque el lugar para la foto era uno de esos sitios puestos ex profeso para ello, ahora, tantos años después, me llamó la atención que se me ocurriera encuadrar a mi tía entre estos seres y el diccionario me echó una mano para entenderlo:


tótem

Del ingl. totem, y este del algonquino nin-totem.

1. m. Objeto de la naturalezageneralmente un animalque en la mitología de algunas sociedades se toma como emblema protector de la tribu o del individuoa veces como ascendiente o progenitor.

Sin duda, mi tía Olga fue y sigue siendo mi protectora y sé que siempre puedo encontrar refugio en los tantos recuerdos que conservo de ella. Hace unos días, cuando estaba empezando a trabajar en un lugar nuevo, tuve un sueño donde se aparecía ella (fue secretaria y excelente mecanógrafa, que me ayudó con más de un trabajo en su máquina de escribir), saliendo de detrás de un escritorio, joven, vestida de traje sastre y me daba un abrazo sin decirme nada más. Entonces supe que el nuevo trabajo, donde se suponía que el sueño sucedía, era un buen lugar donde estar.


Gracias tía. Te quiero. Te extraño. Te mando cien besos y cien abrazos. Siempre.

2 comentarios:

  1. Otro bonito texto...Me trae recuerdos muy lejanos...Me acuerdo de todas las hermanas: Consuelo, Estela, Olga y la inolvidable Adelina, abuela de mi prima Adelaida....No sé quién era la mayor ni cuántos años se llevaban....Pero las recuerdo a todas....Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayor era mi tía Adelina y la menor mi tía Consuelo, la última en morir hará un par de años; creo que mi tía Estela era mayor que mi tía Olga. También hubo otros hermanos además de Óscar, pero no me quedan tan claros. Y, sí, los recuerdos que evocan son como de otras épocas y de otros sabores, como el fruit cake que hacía la abuela de Adelaida por estas fechas...

      Eliminar