miércoles, 3 de febrero de 2016

Invitado: Dilgo Khyentse Rinpoché


Líbrate de las emociones aflictivas de una vez por todas


En suma, las emociones aflictivas solo tienen el poder que tú les des. En lugar de rendirte ante ellas una y otra vez, deshazte de ellas de una vez por todas y entonces la liberación estará al alcance de tu mano. Para lograrlo, vas a tener que armarte de una determinación fuerte. De otro modo, las instrucciones de tu maestro no podrán serte de mucha ayuda y tu práctica no te llevará a ningún lado. El maestro puede guiarte hacia la iluminación, pero no puede, de hecho, arrojarte hacia allá como quien lanza una piedra hacia el cielo. Te muestra el camino, pero seguirlo es cosa tuya. Puesto que tus emociones son omnipotentes, tienes que confrontarlas con antídotos igualmente poderosos. Para deshacerte de un árbol venenoso, tienes que arrancarlo de raíz. Podarle solo unas cuantas ramas no es suficiente. Del mismo modo, a menos que arranques tus emociones de raíz, volverán a crecer con más vigor que nunca.



Original en inglés y fuente, aquí.
Traducción al español e imagen, mías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario