lunes, 15 de febrero de 2016

Invitado: Dzogchen Ponlop Rinpoché


En cualquier relación amorosa cercana, necesitamos encontrar el equilibrio adecuado entre la libertad personal y el compromiso. Cuando dos compañeros pueden estar juntos de tal forma que se respete el espacio individual de cada persona y al mismo tiempo se exprese un compromiso inequívoco, entonces ambas partes pueden relajarse y ser quienes son. ¿Cómo se ve eso? Se podría decir que la mitad de cada compañero le pertenece al otro. Cuando las dos mitades se juntan, forman una sola persona: eso es a lo que llamamos una relación o familia. Sin embargo, todavía quedan dos mitades sobrantes. Tu compañero puede estar unido a ti, pero él o ella aún tienen esa otra mitad que no está unida a ti. Esa otra mitad podría incluir creencias religiosas, actividades sociales, pasatiempos o deportes favoritos y series de televisión diferentes.


two roses

Fragmento tomado del artículo "Heart to Heart: The Importance of Freedom and Commitment in Intimate Relationships",
que puedes leer completo aquí. 
(Traducción al español e imagen, mías.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario