lunes, 16 de mayo de 2016

Amanece lloviendo


Amanece lloviendo
Y a mí tu nombre se me enreda entre los labios

El olvido se hace lluvia
Que te invoca de nuevo y yo me quedo inerme

Buscándote en el hueco vacío que ocupa medio lecho
Mientras los truenos acallan los trinos de las aves

Amanece lloviendo
Y tú te me escondes entre los pliegues de las sábanas

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eres un sol, Ángeles. No sabes cómo disfruto y agradezco encontrarte por aquí...

      Eliminar