lunes, 3 de julio de 2017

Atardece en junio


El verbo atardecer me parece precioso. Sobre todo porque no lo hace nadie. Como llover. O nevar.

Eso sí, la tarde cae todos los días. Igual que aparece la luz del día. Aunque ni cuenta nos demos.

A veces prestamos atención y, entonces, vemos atardeceres únicos. Porque nos percatamos. Que únicos son todos. Y cada uno.

Así, la última tarde de junio estaba yo en el comedor de mi casa, iluminando (supongo), cuando volteé hacia afuera y descubrí que atardecía. Con una nube encendida en medio del cielo. Entre rayones de gris oscuro y morado.

Se veía así, a través de unas plantas de mi balcón:



No hay comentarios:

Publicar un comentario