domingo, 24 de diciembre de 2017

De villancicos y Joaquín Rodrigo


Hace un par de días, Santiago y yo fuimos al cine, nuestra principal actividad navideña, y de vuelta, en la radio de la universidad había un programa llamado "Navidad en el mundo", que dedica varios días a transmitir la música tradicional de la época en diferentes países. Esa noche tocaba España. Y, claro, desfilaron villancicos en diferentes versiones. Algunos nos los sabíamos y otros, no. Y Santiago comentó que estaba bien esa música. Que le gustaba. Y yo le conté cómo en estos días, mi papá solía poner discos enteros de villancicos para ambientar la temporada. Y a mí me gustan también, aunque como en toda esta época, las campanas y los peces se me mezclan con nostalgia.

A la mañana siguiente, me puse a trabajar en la compu y en el programa matutino de la misma radio de la universidad, transmitían el Concierto de Aranjuez, uno de mis favoritos. Y Santiago, desde la comodidad y calidez de su cama y aun medio dormido, me preguntó que qué era esa música tan bonita. Y le conté de Joaquín Rodrigo y de cómo le gustaba tanto también a mi papá.

Los genes manifestándose, le dije, sin duda, desde ayer. Y esos vínculos invisibles e imborrables, pensé. Y las ausencias y los recuerdos que se cuelan en la vida en estos días, con o sin permiso. Yo siempre digo que odio la Navidad, quizá lo que sucede más bien es que me descolocan los huecos y los dolores y las añoranzas, que se hacen más patentes. Pero por fortuna y como todo, pasan también. Y sigue la vida.

Eso sí, de esta temporada me encantan las luces:




















Y algunos aparadores:



2 comentarios:

  1. Te dejo un abrazo pero con la consigna de dartelo antes de que empiecen clases de nuevo va? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Va! Consigna aceptada y, mientras tanto, muchos besos de vuelta.

      Eliminar