jueves, 17 de mayo de 2018

3/10


Los Beatles no podían faltar. Claro. Herencia de mi padre (cuyo elepé aún conservo), se volvieron míos. Los compartí con Adrián y, de ahí, pasaron a Santiago. Cuando iba (o íbamos) a dejarlo a su primer kínder, hace muchos años (tendría apenas los dos), prendíamos la radio y justo a esa hora tocaba programa con el Cuarteto de Liverpool. Y entonces él decía: "¡Bicle! ¡Bicle!". Y si se me olvidaba prender la música, me lo recordaba con la misma palabra.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, texto

Y de Los Beatles hay muchos álbumes (y muchas personas asociadas) pero este resalta en mi memoria por las cuatro fotos de sus integrantes, que me recuerdan, además, a mi primo Jose. Él las tenía pegadas en la pared en su cuarto de adolescente y yo lo admiraba porque se sabía todas las canciones de los ingleses, aún sin saber su idioma. Un fan de hueso colorado.

Creo que de Los Beatles no me he comprado un CD aún, pero se pueden escuchar en cualquier lado, aunque mis alumnos adolescentes ya no se relacionen con ellos.




Entre mis rolas favoritas: "Yesterday" y "Eleanor Rigby" (y mil más).

De este álbum, además del himno que le da título, "The Long & Winding Road":




No hay comentarios.:

Publicar un comentario