sábado, 3 de octubre de 2015

Dos mariposas blancas


De vuelta a casa una mariposa blanca revolotea muy cerca de la ventanilla de mi coche. 
"Recuerda que ya no son cartas de amor", me digo.
Sigo andando y otro mariposa blanca se acerca revoloteando al auto.
"¿Y si fueran?", me pregunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario